Leer en Español

Interest in sustainable investing has grown dramatically in the last decade, as environmental, social, and governance (ESG) issues have gained prominence, and investors have come to recognize the materiality of ESG factors to financial performance. Shifting demographics are also playing a role, with younger and female investors seeking out opportunities to align their portfolios with their values.

But sustainable investing is not new. What started out decades—and even centuries—ago as a values-based, exclusionary approach has evolved to include a much broader array of strategies and investment vehicles. This evolution has, to a degree, mired sustainable investing in complexity, and today competing definitions conspire to confound rather than inspire investors.

These five principles are an attempt to simplify some core tenets of sustainable investing. They are applicable to individuals and institutions, and offer perspective about how to be an engaged and effective ESG investor.

1. Adopt a Long-Term Investment Mindset
At its simplest, sustainable investing is investing for the long term. Consider the issue of climate change. There are abundant reports of impacts we’re seeing today, including shrinking glaciers, rising sea levels, and more intense weather events. But the effects will become far more pronounced in the coming decades, and this will create challenges and opportunities for companies.

For long-term investors, it’s difficult to make the case today that environmental issues like climate change, as well as social issues like human rights and supply chain management ethics, will not impact their portfolio companies. How companies and other institutions respond to ESG-related challenges is likely to be an important contributor to their long-term performance and viability. Those that acknowledge the issues and adopt proactive strategies to mitigate ESG risks may ultimately deliver better long-term performance.

2. Understand Non-Traditional, Material Risks
The data contained in corporate balance sheet and income statements are integral to fundamental equity analysis, but for the most part, these reports don’t include intangible assets that may account for a significant percentage of a company’s value. When a company’s brand health suffers because of a governance issue, for example, Volkswagen, after its 2015 emissions scandal—its earnings and share price may sustain lasting damage.

Issues such as climate change and the transition to renewable energy pose other types of risk. Climate vulnerability, for example, has already raised the average cost of capital in developing countries by 117 basis points. On the flip side, as the price of renewable energy falls, reserves of carbon-based energy sources like coal, oil, and gas could become “unburnable,” or unable to deliver a return to their owners during their economic lifetime. This is known as “stranded asset risk,” and it poses a financial risk for fossil fuel companies and related industries, as well as their investors.

3. Engage with New Types of Data
We’re in the midst of a revolution that has improved both the quantity and the quality of the ESG data available. Companies are reporting on ESG issues more regularly, and firms like Sustainalytics and MSCI provide independent research and ratings that portfolio managers can incorporate into their fundamental analysis. There are even companies like TruValue Labs that use artificial intelligence to deliver insights to investors on the ESG factors that can have a material impact on financial performance.

To manage what may become a data overload, sustainable investors can adopt a systematic approach to engaging with and evaluating these ESG-oriented datasets, understanding their methodologies, and determining their utility to the investment process through quantitative and qualitative testing. The key takeaway is that the robust data available today—particularly on the equity side—offers investors a variety of ways to evaluate sustainability issues within a portfolio.

4. Choose from a Growing Set of Investment Tools
The inherent complexity of the ESG landscape doesn’t lend itself to a common vernacular or a one-size-fits-all approach to sustainable investing, and the space has evolved to encompass a wide range of tools that investors can use to express their own viewpoints within a portfolio. The three most common approaches under the larger sustainable investing umbrella are:

  • Socially responsible investing: Socially responsible investors can choose from vehicles including mutual funds and ETFs that exclude sectors, industries, companies, and categories of investments not aligned with their values.
  • ESG integration: ESG-integration investors have access to a wide range of products that explicitly and demonstrably integrate ESG considerations into the investment process.
  • Impact and thematic investing: Impact and thematic investors allocate capital with a dual purpose of seeking financial returns and positive social and environmental outcomes.

Launches of new ETFs and mutual funds with a sustainability focus are on the rise and run the gamut of geographies, as well as active and passive approaches. While the sheer number of strategies available today may appear overwhelming on the surface, they also make it easier for investors to find solutions that match the sustainability targets they’ve set for their portfolios.

5. Be an Active Owner to Enhance Long-Term Value
Should ESG investors own oil and gas companies or gun manufacturers? The early days of sustainable investing focused on divestment and socially responsible investing approaches that screened out industries and companies incompatible with investors’ views. Today this is shifting to an emphasis on active ownership and driving positive change from within a company. In a sense, it’s not what you own, it’s how you own it.

Proposing and voting on shareholder resolutions is one way active owners engage with companies. Thanks to shareholder activists—primarily pensions and social policy investors—resolutions concerning sustainability issues such as executive compensation, the environment, diversity and gender equality, and human rights now make regular appearances on proxy ballots.

Beyond proxy voting, institutional investors and asset managers are employing the significant leverage they have with investee companies to engage management teams in a dialogue about sustainability issues. Asset manager BlackRock, for example, issued a statement in 2017 that acknowledged the risks of climate change to the companies in which it invests, and outlined its approach to working with them on the ESG factors that may impact financial performance, as well as circumstances under which it would consider voting in favor of climate-related resolutions.

Focusing on the Big Picture

Sustainable investing can be a challenging topic for investors to approach because of the complexity of the environmental, social, and governance issues at play and the bewildering and ever-expanding landscape of investment strategies, ESG data providers, and nomenclature. These are the “trees” of sustainable investing, and getting lost in them can prevent investors from missing the “forest”—the broad, system-wide, long-term efforts to respond to underlying ESG risks and opportunities. Keeping a big picture focus is essential to moving the financial system and the entities that operate within it toward a more sustainable future.

Download the white paper to learn more about these principles of sustainable investing.


Cinco principios simples de inversión sostenible

Centrar la atención en un panorama general es esencial para avanzar hacia un futuro más sostenible.

Por Art Steinmetz y Aniket Shah

El interés en la inversión sostenible ha crecido drásticamente en la última década a medida que los problemas medioambientales, sociales y de gobernanza (Environmental, Social and Governance, ESG) han ido ganado notoriedad y los inversionistas han ido reconociendo la importancia relativa de los factores ESG para el rendimiento financiero. Los cambios demográficos también están jugando un papel importante, ya que los inversionistas más jóvenes e inversionistas mujeres buscan oportunidades para alinear sus carteras con sus valores.

Sin embargo, la inversión sostenible no es algo nuevo. Lo que comenzó hace décadas, e incluso siglos, como un enfoque de exclusión basado en valores ha evolucionado hasta incluir una variedad más amplia de estrategias y vehículos de inversión. Esta evolución, en cierta medida, ha atascado a la inversión sostenible en la complejidad, y, actualmente, las distintas definiciones conspiran para confundir en lugar de inspirar a los inversionistas.

Estos cinco principios intentan simplificar algunos principios centrales de la inversión sostenible. Son aplicables a las personas e instituciones, y ofrecen una perspectiva sobre cómo ser un inversionista ESG comprometido y eficaz.

1. Adoptar una mentalidad de inversión a largo plazo

En su forma más simple, la inversión sostenible es una inversión a largo plazo. Consideremos el problema del cambio climático. Hay muchos informes de los impactos que estamos viendo en la actualidad, que incluyen la reducción de los glaciares, el aumento del nivel del mar y fenómenos meteorológicos más intensos. Sin embargo, los efectos serán mucho más pronunciados en las próximas décadas y esto creará desafíos y oportunidades para las empresas.

Para los inversionistas a largo plazo, es difícil plantear el caso en la actualidad que los problemas medioambientales como el cambio climático y los problemas sociales, como los derechos humanos y la ética en la gestión de la cadena de suministro, no afectarán sus empresas de carteras. El modo en el que las empresas y otras instituciones respondan a los desafíos relacionados con ESG probablemente será un importante aporte a su rendimiento y viabilidad a largo plazo. Aquellos que reconocen los problemas y adoptan estrategias proactivas para mitigar los riesgos de ESG pueden, en última instancia, ofrecer un mejor rendimiento a largo plazo.

2. Comprender los riesgos significativos no tradicionales

Los datos contenidos en el balance corporativo y los estados de resultados son integrales para el análisis fundamental de valores, pero en su mayor parte, estos informes no incluyen los activos intangibles que pueden constituir un porcentaje significativo del valor de una empresa.2 Cuando la salud de la marca de una empresa sufre debido a un problema de gobernanza (por ejemplo, Volkswagen, después del

escándalo de las emisiones en 2015), sus ganancias y el precio de sus acciones pueden sufrir un daño duradero.

Los problemas como el cambio climático y la transición a la energía renovable presentan otros tipos de riesgo. La vulnerabilidad climática, por ejemplo, ya ha aumentado el costo promedio de capital en países en desarrollo en 117 puntos básicos. Por otra parte, a medida que el precio de la energía renovable cae, las reservas de fuentes de energía basadas en carbono como el carbón, petróleo y gas podrían convertirse en “no combustibles” o incapaz de brindar rendimientos a sus propietarios durante su vida económica. Esto se conoce como “riesgo de activos bloqueados” y presenta un riesgo financiero para las empresas de combustibles fósiles e industrias relacionadas, así como para sus inversionistas.

3. Comprometerse con nuevos tipos de datos

Estamos en medio de una revolución que ha mejorado tanto la cantidad como la calidad de los datos ESG disponibles. Las empresas están informando sobre los problemas ESG con más regularidad, y las firmas como Sustainalytics y MSCI proporcionan investigación y calificaciones independientes que los gerentes de cartera pueden incorporar a sus análisis fundamentales. Incluso existen empresas como TruValue Labs que usan la inteligencia artificial para ofrecer conocimientos a los inversionistas sobre los factores ESG que pueden tener un impacto significativo en el rendimiento financiero.

Para gestionar lo que puede convertirse en una sobrecarga de datos, los inversionistas sostenibles pueden adoptar un enfoque sistemático para comprometerse con estos conjuntos de datos orientados a ESG y evaluarlos, comprender sus metodologías y determinar su utilidad en el proceso de inversión a través de pruebas cuantitativas y cualitativas. El aporte clave es que la cantidad de datos disponibles en la actualidad (particularmente con respecto a los valores) ofrece a los inversionistas una variedad de maneras de evaluar los problemas de sostenibilidad dentro de una cartera.

4. Elegir entre un conjunto creciente de herramientas de inversión

La complejidad inherente del panorama de ESG no da lugar a una lengua vernácula común ni a un enfoque universal para la inversión sostenible, y el espacio ha evolucionado hasta abarcar una amplia gama de herramientas que los inversionistas pueden usar para expresar sus propios puntos de vista dentro de una cartera. Los tres enfoques más comunes bajo el paraguas de inversión sostenible más amplio son los siguientes:

  • Inversión socialmente responsable: Los inversionistas socialmente responsables pueden elegir entre vehículos que incluyen fondos mutuos y ETF que excluyen sectores, industrias, empresas y categorías de inversiones no alineadas con sus valores.

  • Integración de ESG: Los inversionistas a favor de la integración de ESG tienen acceso a una amplia gama de productos que, de forma explícita y manifiesta, integran las consideraciones de ESG al proceso de inversión.

  • Inversión temática y de impacto: Los inversionistas temáticos y de impacto asignan capital con el doble propósito de buscar rendimientos financieros y resultados sociales y medioambientales positivos.

Los lanzamientos de nuevos ETF y fondos mutuos con un objetivo de sostenibilidad están en auge y abarcan una variedad de geografías, así como enfoques activos y pasivos. Si bien la gran cantidad de estrategias disponibles en la actualidad puede parecer abrumadora a simple vista, también facilita que los inversionistas encuentren soluciones que coincidan con los objetivos de sostenibilidad que han establecido para sus carteras.

5. Ser un propietario activo para mejorar el valor a largo plazo

¿Es correcto que los inversionistas de ESG posean empresas de petróleo o gas o de fabricación de armas? Al principio, la inversión sostenible se centraba en enfoques de desinversión e inversión socialmente responsable que descartaban a las industrias y empresas que eran incompatibles con las opiniones de los inversionistas. En la actualidad, esto está cambiando hacia un énfasis en el ejercicio activo de la propiedad y está impulsando el cambio positivo desde dentro de la empresa. En cierto sentido, no se trata de lo que usted posea sino de cómo lo posea.

Proponer y votar sobre las resoluciones de los accionistas es una de las formas en que los propietarios activos se relacionan con las empresas. Gracias a los accionistas activistas (principalmente inversionistas de pensiones y políticas sociales), las resoluciones relacionadas con los problemas de sostenibilidad como la remuneración de ejecutivos, el medioambiente, la diversidad y la igualdad de género, y los derechos humanos ahora aparecen con regularidad en las votaciones de representantes.

Más allá de la votación de representantes, los inversionistas institucionales y los gerentes de activos están empleando el apalancamiento que tienen con las empresas participadas para hacer que los equipos de gestión participen en un diálogo sobre los problemas de sostenibilidad. El gerente de activos BlackRock, por ejemplo, emitió un informe en 2017 que reconocía los riesgos del cambio climático para las empresas en las que invierte, y destacó su enfoque de trabajar con ellas en los factores ESG que pueden afectar el rendimiento financiero, así como las circunstancias bajo las cuales consideraría votar a favor de las resoluciones relacionadas con el clima.

Centrarse en el panorama general

Es posible que la inversión sostenible sea un tema desafiante de abordar para los inversionistas debido a la complejidad de los problemas medioambientales, sociales y de gobernanza en juego y al panorama abrumador y en continua expansión de las estrategias de inversión, los proveedores de datos de ESG y la terminología. Estos son los “árboles” de la inversión sostenible y perderse en ellos puede impedir que los inversionistas vean el “bosque”, es decir, los grandes esfuerzos en todo el sistema y de largo plazo para responder a los riesgos y las oportunidades subyacentes de ESG. Centrar la atención en un panorama general es esencial para que el sistema financiero y las entidades que operan en él avancen hacia un futuro más sostenible.

Descargar el informe oficial para obtener más información sobre estos principios de la inversión sostenible.